más información

Si el trabajo remoto fue forzado, es tu momento para demostrar que funciona y convertirlo en un modelo de trabajo habitual en tu empresa.

Toda crisis proporciona oportunidades y tal vez en el pasado has pensado en presentar un plan para llevar a cabo un modelo de trabajo remoto, o lo has presentado, pero aún estaban indecisos, con ciertos temores o no estaban listos o dispuestos a tomar el riesgo.

Lo cierto es que ahora todas las empresas se están viendo obligadas a hacerlo, ¡Esta es tu oportunidad! Aunque será todo un reto, es el momento para demostrar los beneficios que ofrece el trabajo remoto tanto para los colaboradores como para la empresa.

Es necesario y parte de tu rol fomentar una comunicación asertiva, confianza y trabajo en equipo para lograrlo.

Aunque en la vida cotidiana los colaboradores muy probablemente ya estén familiarizados a utilizar las distintas herramientas en las que se comunican y comparten contenido con amigos y familiares, es importante que se les dé una guía de lo que se espera de ellos en el ámbito laboral, e incluso que ellos mismos puedan participar en la elaboración de estos acuerdos de comunicación.

Independiente de la manera que elijan para realizarlo, lo cierto es que la buena comunicación es vital.

Un equipo remoto tiene que poder comunicarse de forma fluida y directa para conseguir que el trabajo sea productivo. Por eso, algunos consejos básicos pero fundamentales en este tema son:

5 consejos

  1. Claridad de la forma y canal de comunicación a utilizar: cada miembro del equipo debe estar claro de la o las plataformas que puede utilizar, qué información puede compartir y la forma segura de colaborar con otros. No todas las tecnologías son adecuadas.
  2. Optimiza las herramientas disponibles: la cantidad de contenido va en aumento y seleccionar medios que permitan colaborar sin tener que estar enviando archivos múltiples veces ahorra tiempo y permite visualizar fácilmente nuevos mensajes y versiones de los documentos. Ejemplo: redes sociales internas, pizarras digitales y mapas mentales que se trabajan de forma grupal.
  3. Coordinación de videollamadas: Si el Internet lo permite trata de coordinar videollamadas. De vez en cuando, las reuniones cara a cara permiten la comunicación no verbal que es necesaria y facilitan la comunicación y fortalece el sentimiento de pertenencia de equipo.
  4.  Mantén la relación social entre los colaboradores: promueve discusiones generales en las que todos puedan participar y les permita expresarse de manera auténtica.
  5. Busca espacios para felicitar y reconocer el esfuerzo que están realizando.

En las próximas semanas trabaja con esfuerzo y responsabilidad para asegurarte que esta experiencia que están viviendo pueda continuar en el futuro y poder convertir el trabajo remoto en una realidad en tu empresa. ¡Éxitos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú