más información

Cliente interno, un consumidor que debemos atender con prioridad

Siempre se ha dicho que los empleados son los clientes internos de la empresa, cada día su comportamiento y la realidad hace su rol más parecido al de un consumidor. Dado que viven y experimentan en su día a día los beneficios de la tecnología se han acostumbrado a tener fácilmente acceso y control de sus distintas actividades y esperan que con la misma velocidad, personalización y flexibilidad puedan administrar los temas relacionados al trabajo.

Este consumidor cada día más exigente y tan valioso para la empresa requiere que se le preste atención de la misma manera que nos preocupamos por los clientes externos y de esta forma se pueda responder a tiempo y antes que la competencia en brindarles la experiencia que están buscando para no perderlos.

Para cumplir con estas expectativas, la alta gerencia y recursos humanos debe proporcionar a la fuerza laboral las herramientas correctas y tomarse el tiempo de entender a su cliente: ¿qué le importa? ¿qué necesita? ¿qué aspira?

Comprender y tomar acción sobre estos aspectos no es sencillo e implica poner al empleado en el centro. Es un cambio de enfoque necesario si las empresas desean contar con el mejor talento dentro de la compañía.

Un cambio que se debe dar especialmente considerando la gran cantidad de personas de las nuevas generaciones ingresando y ocupando cada vez más puestos claves en la organización. Ellos determinan cómo quieren ser empleados, cuándo quieren trabajar, cómo quieren ser administrados, cómo quieren aprender, cómo desean administrar sus carreras y cómo esperan establecer contactos y colaborar con sus compañeros de trabajo.

Este cambio de enfoque no implica olvidarse de la eficiencia, sigue siendo igual de importante y fundamental mejorar las actividades administrativas de recursos humanos, pero esto no es suficiente para lograr una mejor satisfacción de los empleados, las herramientas deben facilitar la conexión y comunicación entre todos los empleados de la organización y permitirle al empleado tener el control de su carrera y desarrollo.

La tecnología innovadora debe responder a ambas necesidades, facilitar la gestión administrativa tomando como centro al empleado para mejorar tanto la productividad, así como la experiencia y compromiso del colaborador hacia la empresa.

2 Comentarios. Dejar nuevo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú